EXPLICAR LA ANSIEDAD A LOS NIÑOS

 Los niños también sufren ansiedad aunque no lo creamos.

Este problema, si no se soluciona a tiempo puede ocasionar un trastorno importante en la edad adulta.

Te dejo esta Guía Clínica para lo trastornos de ansiedad en niños y adolescentes.

Los trastornos de ansiedad surgen principalmente entre los 7 y 12 años de edad en forma de ansiedad generalizada, fobias, trastorno obsesivo-compulsivo, ansiedad por estrés postraumático, por separación, por dormir a oscuras…
Para evitar que aparezca la ansiedad en los menores es muy necesario dotarlos de un ambiente en el que se sientan seguros y tranquilos, establecerles rutinas y hacer que se sientan queridos.
También es importante que aprendan a gestionar las situaciones incómodas y que comprendan qué es y por qué se produce este problema.
Para saber como afrontarlo puedes leer este enlace: FIN DE SEMANA, VOY A JUGAR CON MIS HIJ@S
 

Un día, mi hijo de 7 años estaba muy nervioso, demasiado inquieto. 

Ante esta situación, yo me puse más nerviosa aún, y lo primero que quise hacer fue darle una voz y decirle: “para quieto, no des más la lata”. Pero una fuerza interior me hizo detener y parar. 

Me di cuenta de que mi hijo estaba nervios y que no entendía lo que le pasaba.
Quizá tuviera que ver con el inicio de las clases, con el cambio de profesora, con las actividades extraescolares. 
Le pregunté, pero él no sabía responder a que se debían su inquietud y su mal humor.
Hablamos entonces un rato.  Con toda la tranquilidad que pude, le hablé calmadamente:
“Ha quedado atrás el verano, la diversión, las vacaciones en familia, ahora te estás dando cuenta que ya no eres un niño pequeño, que empiezan tus responsabilidades y obligaciones y que debes tomar las riendas de su propia vida (por supuesto bajo la tutela de tu padre y madre).
Al rato, el niño se sentó a mi lado y me dijo: “mamá, no entiendo que me está pasando, creo que estoy nervioso”. ¿Y qué significa estar nervioso? 
Busqué un  vídeo que le ayudó a entender un poco más que es eso que su cuerpo siente y su razón expresa. 
Anoche durmió tranquilo, placentero y ambos aprendimos que si controlamos la ansiedad, si la entendemos y escuchamos nuestro cuerpo, podremos vivir mucho más felices, tranquilos, serenos…
No te pierdas el siguiente vídeo, da una explicación muy sencilla de la ansiedad, a nosotros nos ha sido muy útil, espero que a ti también.

No olvides que nuestra misión como padres o educadores es reconducir, guiar a nuestros menores a que se sientan mejor con ellos mismos y con su entorno.
Usar las estrategias adecuadas es fundamental para ello.
UN NIÑO FELIZ, SERÁ UN ADULTO FELIZ. 

3 Comentarios

Comentarios cerrados.