3 formas de buscar trabajo usando tu fuerza personal

Estamos inmersos en un momento en el que el número de personas desempleadas es alto y el éxito en la búsqueda de empleo se torna difícil y decepcionante. El sentimiento de frustración crece conforme hacemos entrevistas en las que no logramos ser los primeros, con lo cual la inseguridad crece, el pesimismo aumenta y la desesperación se apodera de nuestras vidas, pasando de estados de ansiedad a estados de depresión y apatía.

Llegado a esto, decidimos ir a visitar centros de orientación en los que los ténic@s nos atienden de la forma más profesional que pueden hacerlo, dado el alto número de desempleados por orientador. Nos hacen sentirnos válidos, nos ayudan a aumentar nuestra autoestima y en muchos casos nos hablan de la reconversión profesional y de la necesidad de REINVENTARNOS, a veces nos orientan para que pasemos por sesiones de autoempleo a las que asistimos a varias clases de como montar nuestro propio negocio, sin saber muy bien porqué

Entre tanta información, dudas, desalientos y frustraciones, finalmente terminamos haciendo todo lo que nos dicen sin sentirnos satisfechos ni contentos con nada de lo que hacemos, aún augurando un resultado positivo.

¿Qué está pasando entonces?

Muy sencillo, que ni quiero Reinventarme, ni quiero montar una empresa, ni quiero trabajar en algo en lo que no tengo vocación, ni quiero renunciar a algo que he venido haciendo siempre.

Pero a esto no podemos llamarlo:

 ¿MIEDO AL CAMBIO?

¿MIEDO AL FRACASO?

¿MIEDO A SALIR DE MI ZONA DE CONFORT?

Lo que está claro es que algo tenemos que hacer para trabajar y salir de esa situación desesperada y si no hay trabajo en aquello que siempre hemos hecho, aún siendo lo que más nos gustaba, habrá que buscar y encontrar una solución, o seguir quejándonos el resto de nuestras vidas, dejando que nuestra depresión bien merecida nos gane la batalla.

Es cierto que lo ideal es encontrar un trabajo realizando las funciones que yo venía haciendo, aquello para lo que yo he estudiado y a lo que me gusta dedicarme.

Por ejemplo: Soy peluquera, siempre he trabajado en una peluquería de mi barrio que finalmente cerró. Me quedo desempleada y no sé muy bien que hacer con mi vida, pero lo que sí sé es que quiero seguir trabajando como peluquera. Pensar en montar mi propia peluquería sería  salir de mi zona de confort.

Te planteo entonces: ¿ERAS FELIZ HACIENDO SIEMPRE LO MISMO?  

Ha llegado ese momento de cambio, con todas las connotaciones estresantes que ese cambio nos supone, cambios que a la larga nos darán satisfacciones. Por algo es conocido el refrán: NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA.

GRAFFITI 33

3 FORMAS DE  BUSCAR TRABAJO USANDO TU FUERZA PERSONAL

  1. Piensa qué quieres hacer, de forma objetiva. Las salidas profesionales pueden ser varias, desde el autoempleo, a unas oposiciones, un trabajo diferente de tu misma profesión o de distinta disciplina.
  2. Busca el mecanismo que te ayude a llegar a ese objetivo propuesto. Centros de empleo, de autoempleo, academias.
  3. Dedícale tiempo y esfuerzo a conseguirlo, con el mismo ahínco que hacías tu trabajo anteriormente, ese que tanto te gustaba.

Por último, decir que he sido orientadora y desempleada, se muy bien cuál es el sentimiento en ambos casos, y creedme, siempre he encontrado una nueva forma navegar con ambas situaciones, para la cual es muy importante la creatividad, la actitud positiva y mirar hacia adelante. Levantarte cuando caes y remontar con más fuerza. La vida no se limita a una sola actividad, el camino es largo y rico, y gracias a mis nuevos trabajos cada vez que me he quedado desempleada me he llenado de experiencias maravillosas.

Y aquí estoy otra vez, ilusionada con mi nuevo proyecto.

Cojo prestado un video muy interesante. Espero que os llegue a decidir vuestro camino correcto.

Por último agradezco enormemente a Angel Mateo la autorización para tomar sus  fotografías prestadas.