ALEGATO 1: LA ESCUCHA ACTIVA

Hoy tengo a una colaboradora muy especial, porque es una gran mujer y muy amiga mía, de las primeras que conocí cuándo me trasladé de ciudad.

Nos vemos poco, pero es de esas personas que sabemos que siempre están ahí para contar con ellas y a la que me une una especial sincronía.

A ella también le gusta escribir, de forma que hoy le voy a publicar un alegato que me envió y que a mi tanto me gusta leer.

Quería compartir con vosotr@s mis lectores estos pensamientos que son afirmaciones tan reales y que os harán que pensar.

La escritora de este ALEGATO, es Mª ÁNGELES BERENGUEL, una persona que sabe sobre la solidaridad, la ayuda al otro, el sacrificio, y la entrega personal, aún renunciando en muchas ocasiones a su propio futuro profesional una y otra vez en defensa del amor.

Siempre he visto a Mª Ángeles con una sonrisa en su boca y transmitiendo positividad y esperanza por todos los poros de su piel.

PRIMER ALEGATO:

Aquí va su defensa a favor de la Escucha activa. 

“Llevo tiempo dándole vueltas a la idea de porqué a la gente le cuesta tanto mantener una escucha activa, ¿por qué somos tan buenos hablando y tan malos escuchando?.

Sencillamente, porque a veces no sabemos la diferencia entre oír y escuchar. Simplemente con ir al diccionario puedes ver la diferencia.

Oír es percibir sonidos

 Escuchar es poner atención.

Saber escuchar es algo maravilloso. Prestar atención a lo que te cuentan te hace partícipe de historias y hace que te conviertas en una persona con empatía.

No perdamos la oportunidad de escuchar.

Mi alegato de hoy es para las personas que están sordas, pero no de oído sino de sentimientos.” 

¿Qué os ha parecido?

Ahora piensa que es lo que más haces tú, ¿escuchar o hablar?

Si queréis seguir leyendo algo más sobre escucha activa, os dejo el post que se publicó hace tiempo: EL ARTE DE ESCUCHAR.