¿Qué te ocurre si cruzas el puente?

Por muy alto y robusto que sea un puente, por muy difícil que sea cruzarlo, por más miedo que nos de pasar al lado desconocido de la otra orilla, siempre será más enriquecedor que quedarnos en el mismo lugar vagando por tierras movedizas, sin sueños, sin esperanzas ni ilusiones.

Pasa al otro lado, ahora, no esperes más y cuéntame  como te va.