VIVIR CON MI PRESENTE, PREPARARME PARA EL FUTURO

Con éste post: Vivir con mi presente, prepararme para el futuro, llegamos a la tercera y última parte de esta serie: El primero fue: Para ser felices debemos rememorar el pasado y el segundo: Listado de lugares que me vieron crecer y me dejaron una huella.

Ilustraremos esta historia con un cuento Hindú:

“Un hombre se le acercó a un sabio anciano y le dijo: -Me han dicho que tú eres sabio….

Por favor, dime qué cosas puede hacer un sabio que no está al alcance de las demás de las personas.

El anciano le contestó: cuando como, simplemente como;

duermo cuando estoy durmiendo,

y cuando hablo contigo, sólo hablo contigo.

Pero eso también lo puedo hacer yo y no por eso soy sabio, le contestó el hombre, sorprendido.

Yo no lo creo así, le replicó el anciano.

Pues cuando duermes recuerdas los problemas que tuviste durante el día

o imaginas los que podrás tener al levantarte.

Cuando comes estás planeando lo que vas a hacer más tarde.

Y mientras hablas conmigo piensas en qué vas a preguntarme

o cómo vas a responderme, antes de que yo termine de hablar.

El secreto es estar consciente de lo que hacemos en el momento presente

y así disfrutar cada minuto del milagro de la vida.”

Supongo que si has llegado hasta aquí, has sido capaz de identificar datos de tu pasado que han condicionado tu futuro y que ahora forman parte de tu presente.  Espero que hayas podido sacar conclusiones claras y que las mismas sean tomadas en cuenta para vivir en la actualidad con total plenitud.

Vivir con mi presente, es vivir el ahora, y disfrutar con él. Cuando llegue el futuro, éste se convertirá en presente, pero el futuro aún no lo puedo vivir, puesto que no ha llegado. ¿Qué problema hay entonces para vivir con intensidad ese momento?

Aferrarse al ahora, como si fuera lo único que tienes, te permitirá dejar de esperar la felicidad, porque es ahora cuando la estás rozando con tus manos, así que es momento de ser consciente de ello.

AHORA YA ESTAMOS EN EL MOMENTO DE VIVIR NUESTRO PRESENTE PLENAMENTE. 

Para vivir plenamente el presente:

  1. Despeja tu mente, aprende a meditar, al menos 5 minutos al día. Debemos buscar momentos de silencio, porque esto nos permitirá centrarnos en lo verdaderamente importante, eliminaremos así las cosas superficiales que no necesitamos para nada y que nos distraen de lo verdaderamente importante.
  2. Presta atención a cada una de las tareas que hagas. Disfrútalas, vívelas con intensidad. Hagas lo que hagas, sientelo, abraza ese momento como si fuera único y no hagas nada más.
  3. Rodeate de personas que te motiven, que te aporten sensaciones, que te hagan vibrar y crecer. 
  4. No entres en la rutina, haz cosas nuevas que antes no te has atrevido a realizar y disfruta con ellas, es el momento de aprender a nadar, montar a caballo, viajar a ese lugar que no te atreviste, o por qué no, emprender unos nuevos estudios que siempre quisiste hacer.
  5. Agradece todo aquello que te ocurre en la vida. Es un lujo del que disponemos, y tenemos que  mostrar gratitud, es una forma de reconocer que estoy viviendo el momento presente con intensidad.

Un experto en Vivir el presente lo tenemos en un autor: Eckhart Tolle, con su libro El Poder del Ahora, en el que nos enseña a vivir en el presente.

 “Es posible liberarnos del sufrimiento , de la ansiedad y la neurosis de la vida diaria. Para lograrlo solo tenemos que llegar a comprender que la causa de nuestros problemas no son los demas, ni “el mundo de alla afuera”, sino nuestra propia mente, aparentemente incapaz de concentrar en el ahora por estar siempre pensando en el pasado y preocupándose por el futuro.”