MUJERES VALIENTES

A lo largo de mi vida he conocido una gran inmensidad de mujeres valientes. Se han enfrentado a distintas situaciones problemáticas, y han salido airosas de ellas, todo gracias a la forma de encarar la vida con ganas, pasión y valentía. 
 
¿Cuántas mujeres valientes conoces?
Enumera con los dedos de tu mano a cinco que conozcas. 
Llámalas, envíales un mensaje y díselo, que esto siempre es muy reconfortante. Se sentirán sorprendidas. ¡¡¡¡¡Vamos, prueba a ver que pasa!!!!!
 
Yo voy a usar mi blog para nombrar a cinco. Seguro que con lo que aquí escribo se sentirán identificadas y felices de leer el sentimiento que tengo hacia ellas. 
 
Aquí va: 

1. Conozco a una mujer, muy cercana a mi, que es resolutiva de por si. No ha tenido una vida fácil, pero cada obstáculo que se le ha presentado lo ha solventado con la fuerza interior con la que resplandece. Aún así nunca le ha faltado un sonrisa en su cara. Lleva mucho tiempo esperando una intervención médica ¿¿esperando?? Yo diría que ella no ha esperado, porque ha luchado tanto para que se produzca la operación, que solo ella sabe por lo que ha pasado para que se adelante lo antes posible. Os preguntaréis: ¿No tiene miedo? Claro que tiene miedo, pero ella es valiente, no por no sentirlo, sino por ser capaz de afrontarlo. Nos da un ejemplo cada día de esa fortaleza. 
 
Esta persona siempre ha marcado mi camino, para que yo lo tenga más suave y ligero. Gracias a ella, entre otras personas más, he podido ser hoy quien soy. Siempre he admirado su constancia y su lucha para conseguir aquello que se proponía, aunque en ella el esfuerzo era muy considerable, porque además de luchar por sus deseos, seguía manteniendo a flote las necesidades de los demás, bondadosa toda ella, siempre dispuesta a ayudar. Mantiene el bienestar  de la familia, a pesar de renunciar muchas veces al suyo propio. Por todo esto y mucho más, hoy le envío mi reconocimiento a mujer valiente. Yo la quiero muchísimo, con todo mi corazón. 
 
 
2. La otra mujer que conozco es amiga mía, una gran amiga, no solo para mi, sino para todas las que tienen la suerte de serlo. Contar con personas valientes de esta categoría es un tesoro del que no me puedo desprender, no se encuentran personas tan entregadas en este mundo todos los días. Quiero destacar aquí un gran acto de valentía que hizo hace poco por su mejor amiga. Hizo un viaje en avión, lejos de su ciudad, para acompañar a su mejor amiga en el lecho de muerte de su madre. Allí estuvo ella, con sus miedos y terrores ante la muerte de seres queridos, acompañando con gran coraje a su amiga. 
 
Me emociona pensar que hay gente tan bondadosa en este mundo, y estoy orgullosa de tenerla cerca de mi. A pesar de sus miedos, de no estar pasando por el mejor momento de su vida, de tener que luchar por su bienestar y por el de todos los que la rodean, ella sigue estando ahí. No olvida una llamada de ánimo cuándo más la necesito, aunque la intente convencer que estoy bien, ella enseguida lo nota, y ese día no dejo de recibir mensajes de ella. ¿Casualidad? No, no es casualidad, es valiente y fuerte, capaz de enfrentarse a sus problemas y dispuesta siempre para los demás. Sigo pensando que tengo mucha suerte de haberla conocido y compartir con ella alguna que otra cerveza  de amistad. 
 
3. La tercera mujer es decidida, guapa, alegre y aventurera. Su valentía radica en luchar por sus deseos hasta llevarlos a término. Se ha marchado de nuestro lado durante un tiempo, porque quería viajar y vivir aventuras, además de darle a sus hijos un aprendizaje diferente que solo puede recibirse con un traslado de país. El miedo que supone viajar a un país diferente a muchos kilómetros de tu zona de confort, enfrentarte a lo desconocido con hijos pequeños, todo para darles la oportunidad de crecer es admirable. 
 
No carece de riesgos esa decisión, porque ella allí está sola, con sus hijos y su marido, pero no están cerca sus amigas para darle un abrazo fuerte cuándo lo necesita. Esta situación está haciendo que repare en sí misma, en sus fortalezas y debilidades. El viaje que ha hecho, le ha servido no solo para conocer lugares nuevos, sino para trazar su propio camino. Eso es valentía, eso es salir de lo conocido y cómodo para vivir emociones y luchar fuerte para que los tuyos también las vivan. No olvidaré junto a ella los meses de septiembre y algún que otro café y paseo por la playa con nuestras confidencias y su sensatez siempre al aconsejarme bien. 
 
4. La cuarta mujer que aquí os nombro también comparte cervezas conmigo en noches posibles. Ella se ha enfrentado como tantas otras a muchos momentos de enfermedad, propia y de familiares cercanos. Es valiente, dura y alegre, pues a pesar de tanto miedo vivido por motivos de salud, su humor la engrandece y es raro el día que no logra sacarnos una gran sonrisa. Admiro su sentido del humor, que tanto hierro quita a los problemas. Su compañía siempre me es grata, nos es grata. 
 
Ahora vuelve a vivir una situación muy delicada, no en su ser, pero si de alguien muy cercano a ella. El dolor que siente en estos momentos, el miedo y la incertidumbre, no dejan de hacerla reaccionar de una forma grandiosa, como solo ella sabe hacer. Está pendiente de todos los que la rodean, disimulando su sufrimiento para evitar que los demás sufran. Esta acción la hace fuerte y valerosa, ahora sabe que ella es la que tiene que estar al pie del cañón y que su apoyo es indispensable, lo asume con tesón y valentía, con amor y esperanza. Me gusta mucho su actitud positiva ante la vida, ella sabe muy bien que ese es el primer paso para recuperarse y dar ánimo al que está a su lado
 
5. La quinta y no menos importante para mi,  es todo “Paz y amor”, con ella es difícil no encontrase como en el cielo. Ella luchó desde muy joven sola, sin un padre que te aliente en el camino. A pesar de eso, ve la vida con luz propia, y es positiva y alegre. Se ha enfrentado a circunstancias difíciles, pero con su alegría ha sobrevivido con gallardía. Es el caso de una mujer que se hace a ella misma, fuerte y sensata como la que más. Admiro también su valentía al decir siempre lo que piensa, sin miedo al que dirán. Ella es una gran amiga, no por compartir algunas cervezas conmigo, sino porque en momentos importantes, siempre ha estado a mi lado, escuchándome y compartiendo su luz. Me gusta como cada día se supera a ella misma, a sus miedos e inseguridades y los convierte en oportunidades que la llegan a beneficiar a ella y a las que estamos a su lado. 
 
Tiene esa valentía de reconocer sus debilidades y de superar esos momentos de adversidad en el trabajo. Ella es de las que piensan que todo va a ir bien, así que no es la posición que tiene, sino la disposición a superar los obstáculos lo que la hace una mujer guapa y encantadora, de la que es difícil no sentirse “enganchada”. Me gustan nuestros paseos por el campo, nuestras charlas y nuestras risas. 
 
No olvidéis esto chicas: 
ERES MAS VALIENTE  DE LO QUE CREES
MÁS FUERTE DE LO QUE PARECES
Y MÁS INTELIGENTE DE LO QUE PIENSAS