VIVIR LA PRIMAVERA CON EMOCIONES

Me encanta esta época del año.

La primavera siempre viene acompañada de un amplio colorido, un embriagador olor a flores en el ambiente, una luz rica e intensa.

Los días son más largos, salimos del tranquilo invierno  y nos volvemos más activos y enérgicos.

Ya llegó, ya está aquí, ahora toca Vivir la Primavera con emociones

Asomo por encima del letargo de mi largo invierno y de pronto descubro que han nacido las flores que sembré en Febrero,  huelo a Primavera.

Estamos más receptivos al amor, a las salidas con amigos, nos apetece pasar más horas en la calle, embriagándonos del sol que nos revitaliza y llena de vida.

¿Pero cómo afectan a nuestras emociones y sensaciones esta estación tan estimulante?

Pensemos por un momento que es lo que sentimos cuándo hay más horas de sol. Es decir, qué vemos, qué oímos, qué olemos, qué tocamos en primavera.

Lo primero que se me ocurre es la sensación de poder hacer más cosas en el exterior, deseamos estar más tiempo en la calle disfrutando del sol y el calorcito.

También nos despojamos de los abrigos, llevamos ropa más ligera, con lo que nos sentimos más libres.

 “La primavera, la sangre altera”. 

Eso lo vengo escuchando desde que tengo uso de la razón. Pero exactamente, ¿qué quiere decir que la sangre altera?

Todo tiene una explicación. En primavera, hay un cambio en nuestros neurotransmisores, aumenta la Serotonina en el cerebro que provoca más alegría y sensaciones positivas, disminuyendo las emociones negativas, como la ira o la depresión. 

Su amiga la Dopamina, viene cargada de sensaciones de placer, que regulan el deseo y la motivación hacia recompensas placenteras.

Aumentan ciertas hormonas que vienen asociadas al incremento en las horas de luz, como son la  la oxitocina, la melatonina y las feromonas, que nos provocan un amumento en el deseo sexual y el enamoramiento.

Por eso, en esta época de nuestra vida, la sangre altera, porque neurotransmisores y hormonas se hermanan para activarnos y sacarnos los colores.

Pero esta alteración hormonal no es beneficiosa para todas las personas, ahora lo comentaremos más adelante.

Aspectos positivas de la primavera: 

  1. Florece todo a mi alrededor, y eso me hace muy feliz.
    • Las flores en mi terraza crecen con alegres colores y bonitos olores.
    • Germina el amor
    • Crecen las relaciones con mis amigos
  2. Hago más excursiones por el campo con un sol apetecible, con un paisaje alegre. Salen los primeros insectos al exterior y todo parece estar más vivo a mi alrededor y me contagio de tanta fuerza.
  3. En primavera hago más ejercicio al aire libre, y eso me produce un gran bienestar a la vez que mi piel comienza a coger un poco de color.

Aspectos menos positivas de la primavera:

  1. Aumentan las alergias debido al polen de las plantas
  2. El organismo se desestabiliza debido al aumento de hormonas. Se incrementa el efecto negativo de la depresión para aquellas personas que viven encerradas dentro y fuera de su cerebro, entre otras cosas porque perciben más felices a los demás y se sienten atrapados en su túnel interior que les impide salir y ver la luz.
  3. Comienza el periodo de “Astenia primaveral”, esa fatiga y debilidad que  hace sentir a las personas cansadas y desmotivadas sin razón aparente alguna y que no viene asociada a estados depresivos.

Aún con esos efectos negativos, la PRIMAVERA merece la pena ser vivida con intensidad.

Foto cedida por J. Manuel Pérez

No olvidemos por otra parte, que no hay escritor que no renazca con su obra en primavera. Os dejo con un poema de un poeta de mi tierra natal.

Canción de Primavera: 

I

Salen los niños alegres
De la escuela,
Poniendo en el aire tibio
Del abril, canciones tiernas.
¡Que alegría tiene el hondo
Silencio de la calleja!
Un silencio hecho pedazos
por risas de plata nueva.

II

Voy camino de la tarde
Entre flores de la huerta,
Dejando sobre el camino
El agua de mi tristeza.
En el monte solitario
Un cementerio de aldea
Parece un campo sembrado
Con granos de calaveras.
Y han florecido cipreses
Como gigantes cabezas
Que con órbitas vacías
Y verdosas cabelleras
Pensativos y dolientes
El horizonte contemplan.

¡Abril divino, que vienes
Cargado de sol y esencias
Llena con nidos de oro
Las floridas calaveras!

Federico García Lorca